Intentamos dibujar este blog con pensamientos, vivencias, deseos, sentimientos, alegrías, y otras ocurrencias que surgen de nuestra imaginación como mariposas blancas, que luego se elevan dispersas y se van, pero volviendo siempre a destino, siempre al mismo lugar... un día cualquiera Verde y Violeta nos encontramos inventando un itinerario de viaje que queremos emprender y aprender, con sus idas y vueltas como todo viaje. Hubo que preparar un equipaje liviano, sin complejos pesados, sin mandamientos emitidos por tv que nos indiquen cuan perfectos debemos ser. Aunque el camino de la vía está lleno de piedras, Verde supo apartarlas (pateándolas) para q la silla de ruedas pudiera pasar igual, como dejando atrás los prejuicios con respecto a la discapacidad, la diversidad (en todo sus sentidos), la sexualidad, y el pelo de colores… Cada vida es un universo de posibilidades infinito, ese es nuestro mensaje.

martes, 11 de enero de 2011

Aparecieron caracoles en mi cama.


Te dije que el mar tiene vida propia
Pero no era para que lo tomaras tan en serio.
Te dije que no te metas en sus entrañas…
Me contaron que la tercer rompiente se lleva a los que no saben nadar.
Si  te lleva…no te encuentro más.
Más insignificante que una pulga muerta me hizo sentir ese mar.
Y para llegar a él: la silla en dos ruedas, y para atrás como los cangrejos.
Hasta que la arena mojada nos dejaba pasar…
Y ahí estaban tus benditos amigos los caracoles.
¿Fueron ellos quienes te tendieron las redes con el mar?
¿O fue la mujer poetiza? La que solita se quiso morir ahí.
¿Ella te dijo que hables con el mar?
Ustedes sabían que yo no podía sola ni contra el viento.
Hasta la cabeza se me volaba cuando quería acordar.
Y ahí estabas vos con tus brazos.
Vos y tus brazos sosteniéndome como una marioneta colgada en el aire.
Aun más dependiente de tus brazos por culpa del mar…
Te dije que el mar tiene vida propia
Pero no era para que lo tomaras tan en serio.
¿Qué le dijiste para que te hiciera tremendo favor?
Te vi caminando por sus rocas…
Y después me decías hechicera a mí!
Si, es evidente. Lo confirmo.
Tu amigo el mar dejo caracoles en mi cama
Para que yo nunca te quiera olvidar…

Violeta

2 comentarios:

  1. En la poesia en ocaciones encontramos esa frase, una palabra que queda imprimida en nuestro ser, en nuestro pensar porque nos podemos relacionar con sus palabras.. y este bello poema es uno entre ellos. Esta lindo..

    ResponderEliminar